3.07.2012

Las princesas caídas

Los cuentos de hadas y princesas son la especialidad de Disney, pero el trabajo de algunos artistas visuales y sobre todo su interpretación de estas historias son el motivo del post de este día.
Los siguientes fotógrafos han tomado los personajes de algunos celebres historias infantiles y los han llevado a la vida real, a la muerte y al lado lúgubre de la moda.

Dina Goldstein es una maravillosa fotógrafa canadiense que decidió darle a las princesas una vida real, común y corriente y nos hizo ver en su serie Fallen Princesses que no todos los finales son felices. Después de todo la vida no es un cuento de hadas.

 Blanca nieves se convirtió después de algunos años en una dedicada esposa y madre. Casada con un príncipe que resultó ser un todo patán no le queda más que rogar por que los 7 enanos le echen una manita.


Si siempre fue humillada y maltratada por su madrastra y sus hijas ¿De qué otra manera podía terminar la pobre cenicienta?




Al parecer Dina Golstein reservó un castigo para Ariel, quien desobedeció en muchas ocasiones a su padre.


¿Qué pasaría si después de su mágica transformación La Bestia ya no viera tan hermosa a Bella? Siempre se puede recurrir a los avances médicos.


¿Qué otra alternativa tiene Pocahontas qué esperar a John Smith mientras él viaja en busca de nuevas tierras para conquistar?


La pobre protagonista de la princesa y el guisante siguió en búsqueda de poder probar su sangre real, y esta pila de colchones le trae viejos recuerdos.


 Descubrimos que Aurora, Rosa  o como se llame no estuvo nunca bajo un hechizo, la pobre padecía narcolepsia. Por lo menos su príncipe siempre la esperó.


Dina le hizo perder a Rapunzel lo que siempre la representó, su larga trensa a un costado de ella nos hace reconocerla como una víctima de cáncer.


Esta imagen habría vuelto loco al lobo feroz, es que los paseos por el bosque con la canasta llena de viandas hicieron embarnecer a nuestra simpatiquisima caperucita que resulta así, mucho mejor refrigerio para el señor Feroz

Puedes ver su increíble trabajo pinchando aquí.


Ahora es el turno de  Thomas Czarnecki, un fotógrafo francés que les dió a estas y otras princesas un final mucho más drástico; llevando en su colección From enchantment to down a la mayoría a una muerte que jamás aparecería en una película de Disney.


Caperucita nunca llegó a la casa de la abuela.

¿La manzana fué la causa?

Alicia quedó atrapada en un sitio que no era maravilloso.

Se aprovecharon de su sueño profundo



¿Culpa de la marea negra?

¿Y su último deseo?

La Bestia resultó ser una bestia



Por último el fotógrafo español  Eugenio Recuenco y su serie Fairy Tales para la revista Vogue retrata el lado oscuro, siniestro, y hermosamente delirante de los personajes de cuento y la convinación con la moda y el arte.

Blanca Nieves...




La bella y la bestia...




Caperucita roja...


Cenicienta...


La princesa y el guisante....


El flautista de Hamelin...


El gato con botas...



Si te gustó este post comenta, si no también.
Pincha en y  ayuda a engordar a la vaca.

Y por favor no te olvides de alimentar a esta pobre vaca hambrienta en facebook, te toma solo unos segundos y puedes ahí compartir lo que te interesa.
                      

1 comentario:

marymaria dijo...

Gabriela, me leíste la mente!!(me refiero a la foto etiqueta en facebook justo ahora cuando estoy de visita por tu blog). En serio que me sorprendió esta nueva serie de fotografías, bastante alejadas por cierto del concepto romántico a que nos tienen acostumbrados estos cuentos. Muy interesante el post.

Un abrazo, espero pasarme por aquí dentro poco, otra vez.